Estudiamos El estómago de un albañil

La vida de los albañiles, valientes que desafían el sol y el frío. Su trabajo duro no solo les da fuerza para enfrentar el clima, sino que también parece influir en otros aspectos. Pero existe un fenómeno sorprendente con su estómago.

La expresión «estómago de albañil» es una frase coloquial que se utiliza en algunos países de habla hispana, como México y España, para referirse a una capacidad de comer en grandes cantidades sin sentir malestar estomacal. Esta expresión no es un término médico ni científico, y no debe interpretarse de manera literal.

Yo sé que tú quisieras tener ese estómago, pero la naturaleza no te dio ese don.

Si tienes estomago de albañil, puedes consumir una gran cantidad de comida sin aparentemente sufrir las consecuencias de una digestión pesada o malestar.

El origen de esta expresión se relaciona con la idea de que los albañiles, trabajadores de la construcción, tienen una gran necesidad de energía debido a la naturaleza físicamente demandante de su trabajo, pueden comer grandes cantidades de alimentos sin experimentar molestias en el estómago. Por lo tanto, se dice que tienen un «estómago de albañil» como una forma de elogiar su capacidad para comer en grandes cantidades.

La vida de los albañiles: Sol, frío, fuerza y longevidad

Los albañiles enfrentan desafíos únicos día tras día. Un amanecer bajo un sol abrasador, cargando ladrillos, mezclando mortero y construyendo estructuras imponentes.

Luego, sin importar el frío cortante del invierno, continúan su labor incansable.

¿Quiénes son estos valientes?

Son los albañiles, cuyas vidas están impregnadas de sol, frío, esfuerzo físico y, en ocasiones, una longevidad sorprendente.

El «estómago del albañil»

Esta frase coloquial se utiliza para describir la capacidad de algunos albañiles de comer en grandes cantidades sin sentir malestar estomacal. Su estilo de vida físicamente demandante y su exposición al sol y al frío a menudo los lleva a requerir una gran cantidad de energía. A pesar de la naturaleza de su trabajo, muchos albañiles parecen disfrutar de comidas copiosas sin que esto afecte su salud digestiva. El ejercicio constante y una dieta abundante parecen contribuir a su resistencia y, en algunos casos, a una longevidad impresionante.

Personalmente he visto como los albañiles se alimentan solo con gaseosa o soda,
y lo acompañan con pan o chancay de 0.20 centavos.

Vida bajo el sol y el frío

Los albañiles a menudo trabajan en exteriores, enfrentando condiciones climáticas extremas.

Eso demuestra lo que tanto te digo sobre la exposición al sol y al frio siempre en
exteriores. O crees que el albañil se pones su cremita antes de trabajar.

La exposición al sol, tiene beneficios, como la producción de vitamina D en sus cuerpos. Además de la melanina y melatonina.

En ausencia de sol, el frio tiene los mismos beneficios.

Ejercicio constante de fuerza

El trabajo de los albañiles es físicamente exigente. Levantar pesadas cargas, mezclar mortero y construir estructuras requiere un esfuerzo constante. Este ejercicio, a pesar de los desafíos, contribuye a mantener su fuerza y ​​condición física.

Lo fundamental es el ejercicio de fuerza de la vida diaria, no tienes que ser un albañil
para esto. Puedes subir escaleras, salir a caminar, hacer jardineria, ponerte a limpiar
tu casa, tu auto, el secreto es estar en movimiento, en actividad.

No vas a ver a un albañil corriendo maratones porque no lo necesita y tu tampoco, no
estamos diseñados para correr de esa manera. ¿O eres uno de los Thundercats?

Longevidad sorprendente

Aunque los albañiles también enfrentan riesgos laborales, como accidentes en la obra, algunos de ellos disfrutan de una vida larga y saludable. La combinación de ejercicio constante y una dieta adecuada puede ser un factor en su longevidad, lo que demuestra que su estilo de vida único puede tener beneficios inesperados para su salud.

Es cierto que los albañiles a veces abusan del alcohol los fines de semana y eso
si reduce su longevidad, pero la gente informada no comete estos errores.

En resumen, la vida de los albañiles es un testimonio de determinación y resistencia. Su capacidad para enfrentar el sol, el frío y el trabajo físico arduo es admirable.

Sigamos rindiendo homenaje a estos trabajadores incansables y a su contribución vital en la construcción de nuestras comunidades.

La Dieta del Albañil

Cuál es el secreto, y esto ya se había respondido antes sobre la longevidad y las zonas azules, estas personas que vivían hasta los 100 años, estaban en constante movimiento y manteniendo la mente ocupada y participando de su comunidad. Incluso después de su jubilación.

Pero lo más relevante es su exposición a la luz del Sol, sin cremas, sin lentes y con la menor ropa posible. La luz del Sol tiene radiación roja e infrarroja, además de la ultravioleta que junto con los otros colores que se ven en un arcoíris son esenciales para que el cuerpo genere hormonas y procesos REDOX / DETOX.

La melanina que hace que te pongas moreno o bronceado, ayuda a eliminar metales pesados del cuerpo. Y ha generar melatonina dentro de tu células lo que fomenta un proceso antioxidante en el cuerpo.

La luz solar regula la microbiota intestinal, así comas comida chatarra no te cae mal si tienes un buen sistema digestivo. (No te digo que comas basura)

En ausencia de luz solar, la exposición al frío brinda los mismos beneficios.

Si esto lo complementas con ejercicio de fuerza, buena calidad de sueño, siempre alineado con los ritmos circadianos tienes el combo completo para tu salud.

Sin medicamentos.

La alimentación es lo menos importante de lo más importante. Solo debes comer cuando es de día y no comer de noche.

Como veras no se trata de la dieta, se trata de un estilo de vida que puede ser sostenible en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio