La Antifragilidad

No sé si ya escuchaste este término pero es momento de conocerlo y de tenerlo presente en tu vida.

Antifrágil, se refiere a las cosas que se benefician del desorden.

La antifragilidad no es el opuesto de robustez o de la resiliencia, sino que es un nivel superior, es una evolución, es el siguiente paso.

¿Cómo ser Antifrágil?

La antifragilidad es resistir siendo resiliente pero no regresar a un estado anterior. Se trata de que vayas mejorando y cambiando conforme
te adaptas a la adversidad.

Lo antifrágil se beneficia del stress, del desorden, y de la volatilidad, en lugar de sufrir daños.

Al igual que los músculos se fortalecen cuando se someten a cargas, el sistema inmune se fortalece cuando se expone a enfermedades y los mercados se
vuelven más robustos luego de una crisis.

Las empresas y las personas también pueden volverse antifrágiles.

La antifragilidad implica no solo resistir el caos, sino prosperar en el, mediante la adaptación y el aprendizaje continuo.

Se relaciona con la capacidad de responder y crecer ante la incertidumbre y el cambio, y no solo resistirlo.

Resistir y regresar a tu estado inicial significa ser resiliente.

Ser antifrágil es un nivel superior en el que te haces más fuerte cada vez.

La Resiliencia

Resiliencia se refiere a la capacidad de recuperación y ser antifragil se enfoca en la capacidad de crecimiento y mejora a través de la exposición a situaciones desafiantes. La resiliencia es la capacidad de recuperarse y volver a la normalidad después de un evento traumático o adverso.

Es la resistencia de los materiales que se doblan sin romperse para luego recuperar su forma original, es el caso de un arco que se dobla para lanzar una flecha.

Pero como se toma este concepto con las personas enfocadas en un objetivo o emprendimiento

Ahí vamos…

La resiliencia es la capacidad de una persona para adaptarse y recuperarse ante situaciones adversas o estresantes.

Ya te lo repeti varias veces…espero que este claro el concepto de resiliencia.

En el sector tecnológico la competitividad y el cambio son una constante.

En una empresa nos enfrentamos a desafíos diarios como los plazos ajustados, cambios de alcance en los proyectos y problemas técnicos inesperados. Estas situaciones pueden generar un alto nivel de estrés y ansiedad lo que puede afectar la salud y el rendimiento del equipo.

Ahora súmale el estrés que algunos tienen en sus casas o en su entorno. La resiliencia es importante para superar estos obstáculos y mantener una actitud positiva ante las dificultades.

Las personas con mayor resiliencia son capaces de enfrentar problemas con mentalidad abierta y creativa, buscando soluciones innovadoras y aprendiendo de sus errores.

Estas personas tienen una mayor capacidad para recuperarse de los fracasos y mantener su motivación en situaciones difíciles.

Trata de ser una persona que fracase pero que al final del día este feliz de haber fracasado, porque eso es un aprendizaje.

Una gana o aprende (no pierde)

Yo soy un fracasado feliz…

¿Cómo puedes desarrollar la resiliencia?

  • Tener mentalidad de crecimiento
  • Construir relaciones de apoyo
  • Cuida tu energía y tu cerebro
  • Busca ayuda si la necesitas

Personalmente, pienso que tener resiliencia no es suficiente. Por eso quiero que te enfoques en ser una persona Antifrágil

Ser Antifrágil

Ser antifrágil es una decisión y una forma de pensamiento, no se necesitan títulos o certificados para implementar esto en tu vida y en tu trabajo.

Recapitulando…

La antifragilidad implica no solo resistir la adversidad, sino utilizarla para crecer y mejorar, mientras que la resiliencia consiste en recuperarse de la adversidad.

“lo que no te mata, te hace más fuerte”

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”

“La adversidad es la madre de la invención”

“Aprendemos más de nuestros fracasos que de nuestros éxitos”

“Si caes 7 veces, te levantas 8”

“La única forma de lidiar con el miedo es enfrentarlo”

El Cisne Negro

Muchos negocios hoy están creciendo exponencialmente y algunos otros van en la dirección contraria.

Nacim Taleb habla del concepto del cisne negro. a razón que hasta el año 1697 a los escolares en Inglaterra se les enseñó que todos los cisnes eran blancos.

Esta idea se derrumbó cuando un explorador holandés navego hasta Australia y se encontró con cisnes de plumaje oscuro.

Esto quiere decir que el hecho que algo no haya sucedido, no significa que no sucederá.

Un cisne negro es un evento impredecible, que está más allá de lo que normalmente se espera de una situación y tiene consecuencias
potencialmente graves.

La teoría del cisne negro

Es una metáfora que describe un suceso sorpresivo para el observador, de gran impacto socio-económico.

Una vez pasado el hecho se racionaliza haciendo que parezca predecible o explicable, dando la impresión de que se esperaba que ocurriera.

Los eventos del cisne negro se caracterizan por su extrema rareza, su impacto severo y la existencia generalizada de que eran obvios en retrospectiva.

¿Te suena eso?

Cuando ya pasó el evento entonces era obvio para todos que sucedería.

Como nadie puede predecir un cisne negro. Hay que tener un remedio para ello.

El remedio es: Ser Antifrágil

Cuando eres antifrágil no eres frágil. Ante las situaciones difíciles se puede crecer.

Ser antifrágil está más allá de la robustez y de la resiliencia.

Si no tomas riesgos, eres frágil si no innovas, eres frágil si no te haces responsable, eres frágil

Bueno, bueno, weno

Tu propio proceso de crecimiento
te hace antifrágil.

Priorizando la mentalidad de crecimiento, estas entrando en un terreno de prueba y error en el que se genera tu antifragilidad.

Prioriza la flexibilidad ante las estructuras rígidas.

Si no eres flexible, eres frágil

Si no aprendes, eres frágil

Si no fracasas, eres frágil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio